lunes, abril 17, 2017

El decálogo

En un post previo mencioné, como respuesta, que tengo un decálogo de seguridad para salir a beber.

El decálogo, el cual muchos amigos han tenido que sufrir, es una serie de reglas inquebrantables para poder disfrutar adecuadamente de una o varias cervezas. Se acerca un festival cervecero, con el que los protocolos de seguridad van a estar activados y será la mujer que mira al mar quien los va a vigilar para que la aplicabilidad se mantenga. El decálogo es el siguiente:

DECÁLOGO DE SEGURIDAD PARA EL CONSUMO DE CERVEZAS.

Teniendo en cuenta que una cerveza es una bebida alcohólica, deberán tomarse los siguientes pasos de seguridad para que la experiencia de cata o bebida sea placentera.

1-. En situaciones inesperadas, solo se puede consumir 1 cerveza, cuyo tamaño no debe superar los 500 ml. Preferiblemente como acompañamiento de comidas (maridaje)
2-. En situaciones previamente planeadas, el consumo deberá realizarse en sitios privados o donde se conozca al dueño u organizador.
3-. En caso de que la regla 2 no sea posible llevarse a cabo, se deberá asistir con personas de total confianza.
4-. Bajo ninguna circunstancia se debe beber cerveza con el estómago vacío, lo que obliga al conocimiento del maridaje adecuado. Usualmente la cerveza se marida con carnes o pizzas, lo que deberá tenerse en cuenta.
5-. Si se va a realizar una cata de diversos tipos de cervezas, las cantidades a catar de cada tipo no deberán superar los 75 ml. Esto es la cuarta parte de un vaso de 300 ml (una jarra estándar)
6-. Bajo ninguna circunstancia se debe recibir una cerveza destapada que venga de manos desconocidas. Como sello de seguridad está el llevar un destapador para abrir la cerveza; de lo contrario no debe aceptarse.
7-. Si la situación descrita en la regla 6 es ineludible y no se puede cumplir a cabalidad con los requisitos de la regla 3, lo mejor es abandonar el lugar.
8-. La cerveza es una bebida milenaria que merece respeto; se recomienda evitar cervezas que no sean premium, que no cumplan con la ley de pureza alemana o cervezas artesanales que no cumplan los procesos de fermentado y maduración. Esto, debido a que el paladar se refina y las cervezas de producción masiva no causan el mismo efecto que las premium, disparando la necesidad de consumo con las consecuentes circunstancias de embriaguez súbita.
9-. El sistema nervioso envía alertas de principios de intoxicación etílica, las cuales no se deben ignorar. Para evitar estas alertas de forma temprana, se recomienda seguir fielmente la regla 4 y establecer un plan de choque para llegar seguro a casa, para lo que se debe cumplir con las reglas 2 y/o 3.
10-. El consumo de cerveza en grandes cantidades suele irritar el tracto gástrico; se recomienda contar con antiácido para el día siguiente. De igual manera, se recomienda que las fiestas o catas no sean de cada fin de semana.
PARÁGRAFO: Es obligación del conocedor de cerveza enseñar a quien no sabe. Por lo tanto, los procesos de cata deben compartirse, para hacer crecer la verdadera cultura cervecera.

Ese es mi decálogo de seguridad para honrar a una bebida que tiene tanto de místico como de profano: la cerveza.



"The more we think we know about
The greater the unknown
We suspend our disbelief
And we are not alone"
Mystic Rhythms - Rush.

jueves, abril 13, 2017

Los peros.

Hace poco, leí en una de esas imágenes que tanto rondan por las redes sociales una frase sobre como la palabra "pero" es una palabra que jode todo.

Es algo así como esto:

El “pero” es la palabra más puta que conozco -. “te quiero, pero…”; “podría ser, pero…”; “no es grave, pero…”. ¿Se da cuenta? Una palabra de mierda que sirve para dinamitar lo que era, o lo que podría haber sido, pero no es.

El secreto de sus ojos - Eduardo Sacheri (2009)

Y bueno, me he encontrado con muchos "peros" que se vuelven barreras. Muchas de ellas infranqueables, por esa misma razón decepcionantes.

Hace un par de años tuve que aprender a decir "no", porque muchas veces decía que sí a casi todo y terminaba metido en cualquier cantidad de líos por no poder cumplir. El error dejó su lección y ya no soy tan... bueno, tan condescenciente para decir que sí a todo. Eso sí, evito usar la palabra "pero". Porque no me gusta.

Y bueno, otra de esas frases manidas de Internet dice:

“Quien quiere hacer algo encuentra un medio, quien no quiere hacer nada encuentra una excusa.”

PROVERBIO ÁRABE

Hay cosas que quiero hacer y debido a que realmente quiero hacerlas, busco los medios para que se hagan realidad. Que a veces se me presenten situaciones que son verdaderos lastres es otra cosa, pero con todo y eso, busco que se concreten. Como ver a un amigo, ir a algún lugar, aceptar una invitación, conseguir algo que desee o que necesite (ahora por otras cuestiones va más lo segundo que lo primero)... e inclusive cambiar algunos aspectos de comportamiento (debo admitir que en este año tuve que aprender a madrugar, cosa que detestaba; ahora, me levanto todos los días a las 4:30 a.m. para poder llegar a tiempo a mi trabajo). Dejé de fumar (algo que no fue fácil) y también modifiqué mis hábitos alimenticios para poder bajar de peso. No es que precisamente tenga una voluntad de hierro: es que quiero hacer esos cambios y busco no excusarme.

Pero el objetivo de este post no es ese (me faltan cosas por mejorar, como la procrastinación y los problemas de concentración, que no ha sido fácil tampoco), sino desahogarme de la enorme molestia que me causan los peros cuando se vuelven recurrentes.

Hace bastante tiempo con un viejo conocido del foro de la extinta "Silla Eléctrica" habíamos quedado de encontrarnos para departir un rato. Es de esa clase de personas que, a pesar de no contar con formación universitaria, tiene temas de charla más apasionantes que muchos profesionales titulados. Para la primera cita y por los típicos problemas de obra no le pude cumplir, así que me disculpé y le prometí que en la siguiente quincena nos veríamos. Y así fue.

Fuimos a comprar una cerveza premium y unas salchichas, hablamos de todo un poco (inclusive de un escrito que está realizando, donde abarca cosas como la música del renacimiento y ambientes de esa época) y luego de una buena comida, tuve que irme por el problema del transporte. A veces quisiera que con todos los amigos que tengo esa clase de situaciones se pudiera solventar de esa manera (hoy no puedo pero la próxima quincena sí), pero no es así.

Y para mí, cuando más empiezan a aparecer los "peros", cuando se vuelven pan de todos los días, es cuando más incomodidad me empiezan a causar. Y llega un momento en el que, simplemente, desisto y me rindo. Y cambio mis prioridades hacia esas personas, porque yo no estoy en las de ellos. Y bueno, con el tiempo uno va refinando también cuáles son las prioridades de quienes lo rodean a uno.

Y con el tiempo uno termina notando que existen cuatro clases de personas:
1-. Los que aparecen con insistencia para hacer negocios (y desaparecen cuando no hay nada que hacer); cuando reaparecen es bueno porque es un aviso de que habrá trabajo (y por consecuencia habrá dinero también)
2-. Los que aparecen con insistencia para saber cómo estás (y cuando desaparecen es por cortos periodos de tiempo); es preocupante cuando desaparecen porque seguramente algo les ha ocurrido y hay que buscarlos para saber qué pasa,
3-. Los que aparecen solo cuando necesitan un favor, sea el que fuere. Y una vez lo obtienen, desaparecen como aparecieron. Esa clase de personas me molesta bastante. Y finalmente,
4-. Los que terminan buscando imponer las condiciones de encuentro y siempre hacen que sea favorable a ellos; los que bajo cualquier pretexto se excusan para justificar su poco interés en mantener una comunicación constante. Esos son los peores. Este último grupo lo ilustro con un ejemplo.

Hace mucho tiempo cometí el error de considerar a la amiga de una ex como mi mejor amiga; mientras mi ex y yo fuimos pareja, entre mi amiga y yo las cosas anduvieron más o menos el primer año. Pero luego empezaron los problemas. Un día le pregunté "Oye, no supe que habías estado lesionada y te habían incapacitado, ¿por qué no me llamaste?" A lo que me respondió "Es que no me gusta llamar a nadie". Resultó que llamó a una sola persona y esa persona le avisó a casi todos. Y digo "casi todos" porque yo me enteré mucho después. Cuando ya no tenía sentido ir a visitarla.

Esa lección (dolorosa por demás) me enseñó que el promedio de los bogotanos, en medio de su diplomática manera de hacer las cosas, no dicen de frente lo que sienten. Yo normalmente digo lo que siento, lo que me ha traído no pocos problemas, pero también me ha quitado de encima personas que ni me quitan ni me aportan. E incluso personas que me quitaron más de lo que me aportaron.

Hace mucho tiempo alguien me mostró el triángulo de la vida universitaria, el cual describía claramente cuál había sido mi decisión de vértices: sacrificar sueño por buenas notas y vida social. Hoy día no me arrepiento de esa decisión, porque la cantidad de relaciones interpersonales que establecí me entrenaron bastante para manejar otras más complejas. Y en esa escuela aprendí que, cuando una persona empieza a llenarse de peros y se le vuelven cotidianos, es porque de una forma "diplomática" está diciendo "no me joda más". Como el "lo siento pero es que no me gusta llamar a nadie (especialmente a ti, pinche pendejo)". Una palabra puta que jode todo.

sábado, abril 08, 2017

Cerveza.

Desde hace unos 4 años me aficioné enormemente a la cerveza premium, y más recientemente me aficioné a la cerveza artesanal. Tanto así, que tomé un curso de fabricación de cerveza y trato de ir a cuanta cata o festival de cerveza se realiza en Bogotá.

Pero hace poco me preguntaba ¿por qué me gusta tanto la cerveza?

Y recordé una anécdota perdida, del año 2005.

En ese año mi cumpleaños cayó un día jueves. Me habían pagado un dinero por un proyecto de investigación y andaba, por decirlo de alguna manera, "montado" como para poder invitar a alguien a tomarse una cerveza conmigo. Y llamé a muchas personas para invitarlos, igual solo era una cerveza. Recuerdo que terminé solo, en la barra de un bar, tomándome todas las cervezas equivalentes a las llamadas que había realizado ese día. Recuerdo que una chica se me acercó para preguntarme si estaba bien. La siguiente imagen que recuerdo era que esa misma chica me había empacado en un taxi, con la dirección de la casa anotada en un papel y la recomendación al taxista de que me llevara. Y la siguiente imagen era que estaba desnudo en la habitación en la que vivía con la mujer que mira al mar, mientras ella se reía de verme así.

Al otro día ella me contó que llegué a la casa, que la chica que me había empacado en el taxi la había llamado para avisarle el lamentable estado en que me encontraba y que por favor la llamara de vuelta al bar para avisarle que había llegado bien. Y que en la borrachera me quité toda la ropa en la habitación y caí dormido.

La cerveza no me ha llevado a cometer estupideces como tener sexo con personas no-convenientes (ni el whisky ni el ron de sabores lo han logrado, tampoco); al contrario, me da un sueño terrible y me manda a dormir. Y dormido, no le hago daño a nadie. Ni siquiera a mí mismo.



"Por la cerveza, la causa y la solución de tooodos los problemas de la vida"
Homero Simpson.

Que Dios bendiga la santísima trinidad: Alcohol, Calmantes y Analgésicos.

viernes, abril 07, 2017

El Ciclo.


"El ciclo vuelve a crecer
Y volveremos a caer
En la inmoralidad
Y la pena que habita en nuestro ser"
El Ciclo - Kábala

Dicen que existen procesos y situaciones que se repiten, como un ciclo.

Y volví a ser residente.

Hace 8 años por estas fechas estaba iniciando mi etapa profesional de residente de obra, en un proyecto ubicado cerca al Parque del Virrey. Pero lo que yo en ese momento no sabía era que, casi todas las tardes, una pareja de amantes furtivos iniciaba una aventura amorosa encontrándose justo al frente de la obra en la que estaba trabajando; esta aventura le dio tantos giros a sus involucrados que terminaron casi, casi como dos extraños. No tendría importancia, de no ser porque años después la protagonista de esa historia terminó, por decirlo de cierta forma, "enredada" conmigo en una relación compleja (tenía tanto de real como de imaginaria) que me rompió por dentro y de la que casi no me recupero. Y no me vine a enterar de las citas sino hasta un día en el que, rememorando mi vida profesional, esta chica me contó ese pedazo de su historia. Nunca noté a esa pareja, a pesar de pasar todos los días allí, en ese proyecto.

Si "El ciclo vuelve a crecer", lo mejor será estar atento, pero para no cometer el mismo error.

"Todo se convierte
En un tono oscuro
Gritando de dolor
Moriremos diciendo:
El ciclo vuelve a crecer
Otra vez, otra vez
Hemos vuelto a caer
En el fango de esta situación"

Las mejores advertencias aparecen en los sitios más inesperados.

Y más aún, cuando por un error se puede perderlo todo.

lunes, marzo 20, 2017

Juegos de mentes - Carlos Perozzo.

Casi no hago reseñas de libros aquí, pero me parece importante escribir sobre un libro en cuya búsqueda invertí casi 2 décadas de mi vida y que, por fin, pude terminar de leer el día de ayer. Y es importante para mí porque ese mismo libro, leído a los 14 años y a medias, terminó marcando la decisión de entrar a estudiar a la Universidad Nacional (en donde se desarrolla gran parte de la trama) y ahora, a los 38, me di cuenta de que no estuve medianamente cerca a vivir las mismas aventuras "gruesas" de los protagonistas del libro.

LA BÚSQUEDA.

Ese libro es el número 51 de la colección "Biblioteca de literatura colombiana" de la Editorial "Oveja Negra", la cual reunió en su momento varias de las obras más destacadas de los autores de los años 70 y previos. Lo leí por primera vez gracias a la gentileza del profesor que me dictaba Español y Literatura en el colegio Distrital en el que cursé todo mi bachillerato (y destaco la parte cursiva porque en ese momento la educación pública aún conservaba bastante prestigio). Admito que no lo leí completo, debido a que la narrativa de la primera parte es muy complicada de leer, de seguirle el hilo, de ponerse en contexto. Las primeras páginas, en las que se describe a un hombre de gabardina blanca imaginando un encuentro en el que sexo y una extraña relación afectiva se entrelazan para dar a entender la compleja vida en pareja que Waldemar Vivar y Lavinia González y Heredia llevan (llamada en varias partes del libro "La Ricahembra"), transcurren cerca, muy cerca de la Universidad Nacional, que aunque nunca es llamada por su nombre propio, se deduce por las descripciones de la arquitectura y las zonas verdes, descripción, eso sí, somera. Con el tiempo y luego de 10 años metido en ese ghetto de cal, ladrillo y amplios prados por donde inclusive pastaban las vacas y los caballos de los estudiantes de MVZ, volví a la búsqueda que había sido suspendida un año antes de recibirme como ingeniero.

No fueron pocas las veces en las que, con esa actitud de estudiante ávido de lectura, entré a cuanto anticuario, venta de libros de segunda, fondo cultural y librería encontraba en mi camino. Siempre pregunando lo mismo: "¿Tiene el libro 'Juegos de mentes' de Carlos Perozzo?". Siempre la respuesta era la misma: "No, no lo tenemos". Finalmente, el año pasado mientras mandaba a imprimir una camiseta con uno de los tantos mensajes cifrados que han envuelto muchas de las cosas de mi vida (mensaje que reproduciré en este texto), al frente del sitio había una tienda de libros. Probando suerte y previendo la misma respuesta de marras, lo pregunté. Pero esta vez, el desenlace fue muy distinto:

"Sí, sí lo tenemos. Vale 5000 pesos. Y además, conocimos al autor".

Cuando pregunté por él, me dijeron que Carlos Perozzo (quien vivía cerca a la calle 72, por los lados de la carrera 11), había fallecido por causas naturales hacía unos años. Ahora que he terminado de leer el libro, lamento mucho no haberme estrellado más antes con esta librería, ya que después de la lectura me quedaron muchas preguntas, pero una de las más importantes sería si se basó en situaciones de su vida para narrar una serie de hechos que son difíciles de digerir a la primera. Tanto así, que tuve que empezar el libro 3 veces para poder retomar de forma adecuada la historia.

Este es el mensaje cifrado, impreso en una camiseta.


LA HISTORIA.

La historia se desarrolla (como lo había dicho antes) en la Universidad Nacional. Pero también describe los lugares sórdidos del centro, parte de los barrios que colindan con la ciudad blanca (Teusaquillo, La Soledad, El Recuerdo, Centro Nariño, Belalcázar entre otros) y una parte final descrita en Barcelona (la cual reseña su autor como lugar de inicio de redacción de ésta, en el año de 1975).

Un grupo de muchachos estudiantes de varias carreras hacen parte de la dirigencia de uno de los tantos movimientos estudiantiles que hicieron hervir el orden público en esa convulsionada Colombia de los años '70, los cuales eran Delhúyar, Carrasco, Abdénago (a quien siempre se le referencia por su remoquete de "El tímido"), "El Enano" Espitia, Paco "El Elegante", y finalmente los que parecieran no encajar en semejante grupo, que son Waldemar y Lavinia. Llama la atención la preponderancia de Lavinia, ya que ella pasó por casi todos los miembros de ese reducido grupo (Estuvo con "El Enano" antes de salir con Paco "El Elegante", al cual dejó para [literalmente] sacar a vivir a Waldemar, quien la pasaba de puta pena en residencias del Santa Fe antes de mudarse a la pensión donde vivía "El Tímido", previa recomendación de él y quien en una ocasión le manifestó abiertamente su amor) y con quien vivía en un apartamento cerca a la Nacional, en donde se mencionaban cuáles serían los destinos que debería tomar el "Movimiento de Acción Revolucionaria - MAR", que controlaba casi todo lo que debían hacer los estudiantes, gracias a los buenos oficios de Lavinia, "La Ricahembra". La serenidad y cabeza fría de Delhúyar empiezan a irse al traste luego de asistir con los demás miembros del grupo a un concierto en el Teatro Colón a escuchar un recital de piano de un tal Alden McCastro, oriundo de San José de Guasimales (mismo lugar de procedencia de "El Tímido"), que literalmente enloquece a Delhúyar quien, apoyándose en el conocido escrito de Engels, "El papel del trabajo y la transformación del mono en hombre", empieza a disvariar sobre las manos de McCastro, repitiendo que no era normal que un virtuoso del piano actuara como un idiota con el resto de su cuerpo. Aunque su discurso pareciera encender a Lavinia (cosa que hacía palidecer de miedo a Waldemar, ya que para él Delhúyar y Lavinia eran una pareja "hecha a la medida"), ella termina vaciando su lujuria sobre Waldemar (con quien vive en el apartamento) y terminan siendo testigos de cómo el otrora poderoso movimiento estudiantil termina disuelto por varias salidas en falso de sus miembros y la sospecha de un traidor, el cual sorprendería al identificarse en la tercera y última parte del libro.

El título "Juegos de mentes" no podría haber sido elegido de una mejor manera: el autor juega con la capacidad del lector de entender la historia ya que en varias partes menciona "Waldemar imagina al hombre de gabardina blanca..." o "el hombre de gabardina blanca imagina a Waldemar...", haciendo que la narración tome más o menos la misma línea de "Pulp Fiction" en varios aspectos. Y sobre todo, está el reto de mantener la línea narrativa con el discurso de las descripciones de una Bogotá nocturna que ya no existe (lugares como el "Andrea", mencionado varias veces en la segunda parte, un café-bar de esos que mezclaban orquestas en vivo con camareras prostitutas de generosas curvas, los cuales fueron reemplazados por burdas chicherías de rockolas para activar con monedas y la desganada atención de meretrices estilizadas) y de una serie de reacciones sociales que, bajo el nombre de "mamertismo" y condenadas por una cada vez más adormecida y embrutecida sociedad, se tornan cada vez menos frecuentes hasta hacerlas casi que desapercibidas.

Sin embargo, el trasfondo de varias de las angustias juveniles que hoy relucen a la vista de todos (el bisexualismo, la pederastia, la homosexualidad, las drogas, el alcoholismo y el bofetón que para muchos estudiantes de provincia representa darse el lapo de venir a la capital a hacer una carrera, muchas veces recibiendo el mecenzago de algún compañero solidario o de una acaudalada pareja), no ha cambiado en mayor cosa. Inclusive los términos parecieran mencionados por un adolescente actual. Y aunque muchos de los aspectos en el libro abordados coinciden con las problemáticas que en esta época de redes sociales están a la vista, la ejecución de éstos sigue siendo tan clandestina como lo era antaño.

En resumen, este libro es un buen acercamiento a lo que fueron los movimientos estudiantiles y el contexto social de los años '70 en Colombia y que, aunque pesado de leer y digerir, puede llevar al lector a muy seguramente sentirse identificado en forma parcial o total con alguno de los personajes de la historia narrada.

FRASES.

Tomé muchas fotos de apartes del libro que me llamaron la atención, pero solo una de las frases de éste me llamó la atención, ya que en un momento de mi vida la mencioné mentalmente al conocer a una mujer que, al igual que Lavinia con sus parejas anteriores, a su paso por mi vida solo dejó muerte y desolación:

" 'Es de esas que nunca le tocan a uno', pensó Waldemar y empezó a caminar como un sonámbulo herido por la belleza de la Ricahembra, que era como la concreción de lo que él siempre había imaginado como tal"

Y muchas veces, sin quererlo, terminamos recibiendo de la vida eso que, por sentado, asumimos que jamás nos va a tocar...

Para finalizar, dejaré en el blog el episodio del programa "A viva voz" de la Radio Nacional de Colombia, en el que el autor lee un fragmento de su libro "Hasta el sol de los venados".

http://www.senalmemoria.co/articulos/nos-dej%C3%B3-carlos-perozzo

jueves, marzo 16, 2017

Black Poetry

"Las que se publican
no son grandes penas.
Las que se callan y se llevan dentro
son las verdaderas."
Manuel Machado

A todos los que hemos sido heridos y engañados alguna vez, pero perdonamos en búsqueda de la verdad.

Si hablar conmigo deseas,
añade el buscarme a tus tareas.
Mil lágrimas derramadas
Llenaron, tras de ti, mis pisadas.

Si tú de verdad me añoras,
solo ven: dime a qué horas;
Aunque me alegrase verte
Camina hacia mí, a paso fuerte.

De preguntas, tengo un par
Y al instante de tus ojos mirar
Espero verdad por respuesta:

No la falacia por ti impuesta
Que como genuina, vendida
¡Tiempos ha! Dejó mi alma hendida

(C) 2017 James D. Manson.

domingo, diciembre 18, 2016

Steven y el referendo.

(dedicado a todas las madres separadas, viudas o solteras que han tenido el coraje de sacar adelante, sin ayuda, a sus hijos. Y a los padres que han hecho lo mismo).

El año pasado descubrí, a través de Cartoon Network, una serie de dibujos animados creada por una chica que, en una convención, reconoció ser bisexual. Se trata de Rebecca Sugar, una de las mentes más brillantes que ha despuntado en el mundo de los dibujos animados y una muestra de cómo ha cambiado la concepción de familia en los últimos 40 años. Pero para entender el título de este post, citaré el resumen de la historia de Steven Universe.

BELIEVE IN STEVEN.

Steven Universe (en la última temporada se revela que su apellido original es DeMayo) es hijo de un ser místico, una mujer que en realidad es una proyección de una piedra preciosa. Asignada hace más de 5 milenios a destruir la tierra cultivando gemas (sí, piedras preciosas), se rebela contra esta orden y decide defender la tierra en compañía de su leal guardaespaldas (de quien se sabe después que es algo más que una defensora): Perla, quien tiene más pinta de bailarina de ballet que de guardaespaldas, enfrenta a las sucesivas misiones de gemas enviadas por los 4 diamantes supremos que tienen como orden apaciguar la rebelión y convertir la Tierra en una simple guardería de gemas. Después terminan uniéndose Rubí (que insisto es un hombre para mí) y Zafiro (que a pesar de su color azul es lo más rosadito que pueda existir, empezando por su vestido) quienes por terminar "fusionándose" (es decir, se combinan y se vuelven un solo ser) son despreciadas por las demás gemas. Huyendo de una segura sentencia de muerte, terminan uniéndose a la causa rebelde de Rose Quartz (así se llama el ser místico) pero como una sola persona: Garnet. Amatista, la quinta gema de este equipo, nace en una de las guarderías de la Tierra y es Rose Quartz quien decide hacerse cargo de ella. Cada uno de los seres que rodean a Rose tienen un sentimiento especial hacia ella: Perla la ama, Garnet la respeta como a una líder, Amatista la ve como a una madre. Hasta que aparece Greg.

Greg Universe es un músico frustrado que fue abandonado en Ciudad Playa por Marty, su manager, en medio de una gira por diferentes ciudades. Hay un motivo en particular por el que Greg "es abandonado": él se enamora de Rose, pero lo más increíble es que logra conquistarla. Greg conquista a un ser místico que lleva 5 milenios defendiendo a la Tierra y a la humanidad, sin que nadie antes lograra hacerlo. En medio de un acto digno de la mitología griega e incluso, de las tradiciones cristianas, Greg logra fecundar a Rose, quien queda embarazada de Steven. Sin embargo, para poder traer al mundo a Steven, Rose debe renunciar a su propia vida para dar a luz a su hijo.

Rose Quartz con el primer regalo de Greg: una camiseta del Sr. Universe (nombre artístico de Greg DeMayo)

Rose ya no existe, y Greg queda a cargo de la manutención y la crianza de su hijo Steven; sin embargo y presintiendo que Steven jugará un rol muy importante en la organización del ejército de gemas (Crystal Gems), los tres seres místicos que acompañaron a Rose Quartz se quedan a ayudar a Greg con la crianza de Steven. En el primer episodio Steven debe aprender a identificar cómo sus emociones activan su gema para obtener el escudo de Rose. Y así, a medida que la serie avanza, se van presentando situaciones en las que todos los miembros de esa "gran familia" deben resolver. Sin embargo, el capítulo más impresionante de todos es el de "Cocina Fusión", en el que los tres seres místicos se fusionan en uno solo: Alejandrita (Alexandrite) muestra la disparidad de carácteres de ellas tres, para al final revelarse ante los Maheswaran (padres de Connie, la "amiga especial" de Steven y con quien él logra fusionarse, creando a Stevonnie) como personas que aman a Steven, se preocupan por él y le imponen límites para que no sea un muchacho irresponsable y malcriado.

EL TRASFONDO MÍSTICO

Steven Universe es una de las series más bellas que haya producido Cartoon Network últimamente, por la transversalidad de temas actuales que ésta aborda: las relaciones entre personas del mismo sexo, las familias "no convencionales", los choques generacionales (éstos los presentan personajes secundarios como Lars y Sadie, quienes tienen discusiones constantes con sus padres) y la necesidad social que algunos padecen para poder ser aceptados, que en gran parte es un problema al que muchos jóvenes se enfrentan hoy, de la misma manera en la que Steven lo hace. Adicionalmente, la historia de la concepción de Steven tiene mucho en común con varios dogmas que han planteado varias religiones a través de la historia: la concepción entre un humano y un ser místico, cuyo hijo salvará a la humanidad. Ese "pequeño detalle" es el que, a mi juicio, hace completamente revolucionaria a esta serie.

El momento que Steven jamás vivió: el abrazo de su madre arrullándolo, mientras él duerme al calor de su pecho.

Todas las personas que rodean a Steven saben que él perdió a su madre cuando él nació, y muchos capítulos de la serie se han centrado en la búsqueda de la identidad de Rose, a través de los testimonios de quienes la conocieron. Técnicamente, él es huérfano de madre. Y además de estar al cuidado de su padre, son tres seres místicos con forma de mujer, de las cuales una es abiertamente "lesbiana", quienes están más pendientes de formar al niño en concordancia con sus responsabilidades como hijo de un ser místico. Si la historia de Steven Universe fuera ambientada en Colombia...

EL REFERENDO DE VIVIANNE MORALES Y LAS PARADOJAS ALREDEDOR DE LA FAMILIA.

Hace algún tiempo una amiga me comentaba que, en su adolescencia temprana, su vida familiar era muy llamativa para sus compañeros: era hija de padres divorciados. Terminó quedando al cuidado de su padre (todo un señor en el amplio sentido de la palabra) ya que su madre biológica falleció por un cáncer que, de súbito, apagó su vida. Algo similar ocurrió con uno de mis más queridos amigos, pero a diferencia del primer caso, fue el padre quien enviudó sin que hubiera separación. Y creo que no veré una relación padre-hijo más sólida que esa. Hoy día es muy raro que existan parejas con relaciones duraderas y que se encuentren casadas y que, además, lleven más de 10 años de relación. En una época en la que muchas cosas (inclusive las relaciones de pareja) son de "usar si funciona, tirar si no", los últimos que deberían pagar por los yerros de los adultos son los niños. Hay familias de padres solos, de madres solas, niños que quedan al cuidado de los abuelos, de los tíos, inclusive de allegados a la familia (padrinos) y que no pueden ver claramente definido el rol de padre y madre a la vez.

La familia Universe, la que técnicamente no existe por la ausencia de la madre.

Hay muchas películas en las cuales los niños son expuestos como un trofeo; desde la histórica Kramer vs Kramer (que gira en torno al desgastante proceso de custodia legal de un niño) hasta Liar, liar, en donde un abogado inescrupuloso logra llevar avante un proceso de divorcio en que, al final, la "indignada" madre manifiesta pelear la custodia de sus hijos solo por los enormes réditos que eso puede traerle. Y esto es lo que la senadora Morales parece desear conseguir a través de un referendo en el que saca una cantidad de zonas grises que preocupan a muchos: técnicamente, el referendo busca que sea ilegal la adopción de niños por parejas del mismo sexo o por mujeres solas. El proceso de adopción en Colombia es,de por sí, horrendamente discriminatorio, ya que la cantidad de requisitos legales a demostrar son comparables a la solicitud de un préstamo hipotecario. De ese tamaño es la cosa. Con el referendo, lejos de ampliar las perspectivas de adopción para los miles de niños que esperan rehacer su vida en los albergues del ICBF, se encogen aún más. Y muchas personas están preocupadas en lo que a las madres solteras concierne, ya que por "extensión" una madre soltera no es idónea para criar a un hijo, cuando millones de niños colombianos, históricamente, han sido criados solo por sus madres, por las razones que sea. Incluyendo la violencia que se llevó a la tumba a miles de padres de familia. ¿Qué va a ocurrir entonces con esta clase de familias?

Volviendo a la historia de Steven, un niño criado por un padre viudo, bajo la tutela de 3 mujeres y donde una de ellas tiene claras y marcadas tendencias homosexuales, no tiene por qué estar en una familia como esa; al contrario, sus padres deberían ser como los Maheswaran (si estuvieran interesados en adoptar), y no se tendría en cuenta la enorme madurez emocional de Steven y cómo su comunidad lo reconoce como un niño amado por sus cuidadores, servicial, dulce y siempre presto a ayudar, a diferencia de personajes como Lars, por ejemplo (que vive con sus dos padres y es un malcriado insoportable).


"Soy la mamá Universe", esa frase es muy graciosa.

En el capítulo "Cocina de fusión" los padres de Connie condicionan la amistad con Steven hasta tanto no conozcan a sus padres. De esa misma manera esta senadora está condicionando la felicidad de muchos niños, restringiendo la adopción a un modelo de familia que se está extinguiendo. Y eso, en este momento de la historia, da mucha tristeza. Principalmente porque esos que vociferan en contra de esta clase de adopciones, no mueven un dedo para cambiarle positivamente la vida a estos niños y, además de ello, los miran con desdén por ser hijos de parejas heterosexuales con un nivel de irresponsabilidad enorme.

martes, diciembre 13, 2016

El silencio.

Cuando veo la película "Up", particularmente los primeros 10 minutos, hay algo que me llama la atención en esa parte de la trama: Carl y Ellie Fredericksen son una pareja "dispareja" en lo que a comunicación se refiere.

Mientras Ellie es una lorita, Carl disfruta oír todas las cosas que ella dice. Seguro que en su ausencia lo que más extraña es poder oír todo lo que le contaba.

Y usualmente en las relaciones que duran mucho, siempre hay un aspecto en el que cada uno es totalmente diferente al otro, ya sean de amistad o de pareja. En algunos casos esas diferencias pueden ser irreconciliables, en otros simplemente son complementarias. Pero, ¿qué ocurre cuando esas diferencias salen en medio de una discusión? ¿Qué pasa cuando uno de los dos quiere ocupar el papel del otro?

Durante años, cultivé una amistad en la que (y debo admitirlo) fui yo quien más habló en gran parte de su duración. También debo admitir que no sabía casi nada de mi contraparte. Que mientras yo podía contar con esa persona en medio de algún problema, yo no sabía con certeza en qué clase de  problemas se estaba probando. Y todo vino a estallar durante el transcurso del último año, por una serie de sucesivas negativas y rechazos que finalmente probaron mi paciencia en septiembre, cuando desistí de seguir concertando un encuentro para un café, incluso esperar una visita. No es menester mencionar los acontecimientos que me llevaron a desistir, pero sí puedo decir que fueron varios y fueron en instantes muy significativos de mi vida.

Ahora la tarea era buscar re-conocer a esa persona que no conocía a profundidad. Pero esa tarea me está costando. ¿Cómo hacer para que una persona que no gusta de hablar mucho sobre sí misma empiece a hacer en un par de semanas lo que no había hecho durante años? Uno de sus reproches fue que yo no preguntaba mucho. Ahora que pregunto... usualmente las respuestas tienden a ser como ella: muy austeras. Y en medio de esta situación, aparece una disyuntiva: ¿le sigo preguntando sobre su vida o hago que las cosas vuelvan a ser como antes, a riesgo de que se vuelvan a presentar las mismas situaciones hirientes de antaño?

Hablando con esta persona hoy, me dijo que no había casi canciones de salsa que pudieran dedicarse 2 amigos de sexo opuesto que no involucren el componente erótico (de hecho al validar esa afirmación me di cuenta de que es verdad); el trasfondo es porque busca una canción para dedicarme en la que no se mencione nada de sexo o muestras de afecto propias de una pareja. A mí la única canción que se me ocurrió que me dedicaría, fue esta:

"Oye muchacho 

Oye muchacho 
Le das valor a quien no lo tiene 
Haciendole el juego que le conviene 
Cuando despiertes sera muy tarde 
Y aquel se fue con su buena parte."
De ese tamaño es la prevención que tengo.

En resumen, la cuestión es que la prevención y las heridas aun están muy abiertas y esto va a tomar tiempo para recomponerse. Lo que me pregunto todos los días es, que si perdí la confianza que tenía depositada en quien durante años fuera mi confesora, ¿en quién puedo confiar ahora? ¿Me tendré que acostumbrar a guardar silencio y a dejar que la procesión vaya por dentro? Confiaré en el tiempo, que es quien da dulces salidas a estas situaciones tan amargas.

miércoles, diciembre 07, 2016

Colin Singleton: Economista.

Debido a una reseña que una persona significativa en mi vida (a quien comparé con uno de los protagonistas del libro sobre el que voy a hacer comentarios en este post, y con quien estoy en una suerte de "paz armada") hizo sobre una obra literaria para "young adult" y que mencionó como una suerte de vida alternativa para el suscrito, le invertí un dinero a comprar el libro "El teorema Katherine" (en inglés se llama "An abundance of Katherines", lo iba a comprar en su lengua original pero me empacaban los otros dos libros de John Green, y procuro comprar libros que sí voy a leer) y debo admitir que lo único que me decepcionó fue el final.

Luego de leer el libro llegué a la conclusión de que la profesión de Colin Singleton debería ser economista. Al final de este post sustentaré el por qué.

He tenido la buena fortuna de contar con personas maravillosas a mi lado durante la última década. Uno de ellos, a quien considero mi muy mejor amigo (Charlie) tiene más cosas de Colin que las que yo pudiera tener. Claro, él tiene las virtudes; yo trato de menguar los defectos en los que el personaje y yo coincidimos (que tristemente se ven reflejados en un aparte del libro en el que el a veces impotable Hassan le pega un vaciadón horroroso a Colin, echándoselos en cara), los cuales me han traído más de un problema con más de una persona. Charlie, todo amor, carisma y dulzura, aparentemente no tenía muchas habilidades sociales... hasta que se juntó con el Averno. Ahí pudo sacar su lado más ... kinky, por decirlo de una forma eufemística. Celebramos todas sus ocurrencias, sus juegos de palabras y sus apuntes a veces salidos de tono, y siempre lo he dicho: es imposible no querer a Charlie.

En alguna ocasión hablamos sobre teoría económica y algo de los libros de Kiyosaki (Charlie, al igual que Colin, es un lector empedernido, amante de aprender idiomas y a quien las matemáticas se le dan a trancazos) y en medio de uno de esos interesantes debates técnicos que sosteníamos cada vez que nos encontrábamos, me dijo algo sobre la imposibilidad de predecir en un mediano plazo el mercado financiero: "eso es tanto como tratar de formular las oscilaciones en una hamaca de un epiléptico en medio de un ataque". Nos reímos y luego empezamos a formular cómo poder salir de la "carrera de ratas". Podría decir que estoy cerca de salir de ella, en parte por un extraño impulso a arriesgarme (eso me llevó a vivir a Medellín, experiencia maravillosa por demás). Pero hasta tanto no esté afuera, no voy a decir que estoy afuera.

Particularmente en ingeniería gran parte del trabajo que se realiza gira en torno a los cálculos de previsión, los modelos que permitan anticipar algo que suceda. El libro gira en torno al personaje ya mencionado (Colin), un niño prodigio que se da cuenta de que no es precisamente el genio que en algún momento imaginaba y que ha tenido una suerte de karma con las mujeres llamadas Katherine. Plantea una ecuación que, luego de analizar en frío (en caliente me pareció una soberana estupidez la ecuación debido a que conocía de antes de leer el libro una mucho más elaborada, la cual citaré más adelante) es muy sensata: usa una ecuación de 8 grado con 5 coeficientes a los que da un valor preestablecido y que le permiten modelar el comportamiento de sus relaciones hasta la última, de la mano con sus limitaciones en el dominio de las matemáticas. Varios de los apuntes que menciona el libro durante la armada de la ecuación me parecieron que iban de la mano con acontecimientos históricos:

  • La "aberración de la K3" me recordó un problema de física moderna llamado la "catástrofe del ultravioleta": el teorema de Rayleigh - Jeans que funcionaba para casi todas las longitudes de onda no servía para la franja ultravioleta. Max Planck lo había resuelto pasando de suponer una transmisión de energía continua a una discreta (es decir, en paquetitos que él llamó "cuantos"), lo que le abrió la puerta a la física moderna a través de la mecánica cuántica.
  • Colin reconoce en un punto que no puede avanzar con su teorema; sorprendentemente Lindsey Wells le ayuda a darle forma. Esto me recuerda la estrecha relación entre Maxwell y Faraday: el segundo, físico empírico, trabajó toda su vida con electricidad y es uno de los responsables de las exposiciones en la Royal Society. Él no tenía los conocimientos teóricos para modelar todos los fenómenos que había estudiado; Maxwell sí.Y las ecuaciones de Maxwell (que explican la concordancia entre el campo eléctrico y magnético) son bellísimas obras de arte matemático.
  • El episodio de la cueva y el aguardiente de maíz evoca una de las costumbres de las zonas rurales, que se disparó durante la gran prohibición: la fabricación de alcohol ilegal, conocido coloquialmente como "Moonshine". Curiosamente recibe ese nombre porque las actividades ilegales de fabricación de licor se hacían a la luz de la luna.
  • Gutshot es un pueblo ficticio, descrito como un lugar de peleas clandestinas que se convirtió en asentamiento primero y en pueblo después. Las Vegas (Nevada) nació de una forma... algo similar. Pero por un marco legal que permite el juego en el estado de Nevada, este pueblo se convirtió en lo que actualmente es.
Hay muchas más cosas alrededor de la historia de la concepción del modelo, pero el "spoiler" no se me da, así que recomiendo leer el libro: contrario a lo que uno pudiera pensar, es ligero de leer y entender, si no se desea profundizar en la parte de análisis matemático, algo previsto por el autor.

LA ECUACIÓN DIFERENCIAL CREADA POR UN ECONOMISTA.

Esta es la razón por la cual digo que la profesión de Colin Singleton debería ser economista: hace unos años encontré una de esas noticias que salen cuando uno cierra una cuenta de correo de Yahoo! y era que un economista había construido un modelo de control óptimo para poder predecir en cualquier relación de pareja (del mundo occidental) las causas que llevarían a su ruptura inminente. Y al igual que Colin, el profesor José Manuel Rey sostiene que todas las relaciones están condenadas a fracasar porque mantener una relación implica esfuerzo (una de las variables de la relación) y que cuando éste cesa, la relación se vuelve inviable. El paper es bellísmo pero no es fácil de leer (implica tener conocimientos de matemáticas avanzadas para poder entender las ecuaciones diferenciales que lo rigen) y en 4 gráficas explica de forma acertada los principales aspectos de ese teorema.

(si quieren leerlo, este link permite descargarlo:    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2847599/pdf/pone.0009881.pdf)

Buscando más obras del profesor Rey, encontré que gran parte de su trabajo gira en torno a la aplicación de las teorías de control óptimo. Uno de sus papers, "Sentimental Equilibria with optimal control" está reservado a investigadores, pero plantea alternativas para menguar las problemáticas expuestas en su primer paper.

CONCLUSIÓN SOBRE AMBOS PUNTOS DE VISTA:

El hecho de que sea un economista quien plantee el modelo diferencial pone de manifiesto algo que siempre se ha dicho sobre los profesionales de esta disciplina: que te dirán mañana por qué la teoría propuesta ayer no funciona hoy. En ambos casos los modelos parten de la juiciosa observación comportamental de la muestra poblacional y a través de una serie de ecuaciones permiten su modelación. Pero ambos tienen limitaciones: el modelo Singleton tiene una muestra de 19 personas (que si leen el libro en realidad serán menos) mientras que el modelo del profesor Rey excluye a las culturas del próximo, medio y lejano oriente. Pero si el modelo del profesor Rey ha sido publicado en revistas internacionales de matemáticas, no demerita tampoco el modelo Singleton: cada uno, dentro de su conocimiento, se esforzó por modelar algo que siempre ha aquejado a la humanidad y es la dinámica de las relaciones de pareja.

P.D.: Hassan es un Pepe Grillo gordo y grosero, hiriente como pocos. Lo que, lastimosamente, no le quita lo franco a la hora de hablar; siempre le dice a Colin la verdad.

sábado, diciembre 03, 2016

2016: para salir del fango.

Llegó diciembre y es hora de hacer unos cuantos balances.

¡POR FIN ASCENDIÓ AMÉRICA!

Pasé de trabajar medio tiempo a cambiar de ciudad y trabajar tiempo completo para luego regresar a Bogotá y trabajar tiempo completo pero con impuntualidad de pagos para luego renunciar y empezar a trabajar como independiente.

Fue el año de "los terribles 8" de Juan.

Fue el año de la Copa América Centenario y el tercer lugar de Colombia, que se le volvió costumbre no poder con Chile ni con Argentina.

Conocí personas maravillosas, tuve diferencias con personas que no me volvieron a hablar; al parecer eso también hace parte de la vida misma.

Pude asincerarme con alguien y, aunque la confianza que le tenía para contarle muchas cosas se rompió, espero que esa confianza se pueda recomponer.

Completé un año sin fumar, a pesar de vivir todas las situaciones que me empujaban a hacerlo.

Dejé de preocuparme por muchas cosas, entendiendo un par de aspectos fundamentales:

  1. Deseperarse por un problema no hará que se solucione más rápido. Solo hay que trabajar para resolverlo si se puede resolver. Y si  no, bueno, aceptar que no podemos cambiar lo que queremos cambiar.
  2. Las cosas simplemente pasan y no son para siempre. Sean momentos buenos o malos, simplemente pasan y ya.
Entendí que el problema con el tiempo es que no vuelve. Y cuando un hijo es muestra de ello... simplemente hay que buscar que ese recuerdo de infancia sea lo más positivo posible.

Con mucha reserva espero el 2017. Es mejor estar sorprendido (gratamente) que decepcionado.